Tenemos que cambiar… pero que empiecen los de arriba.

La realidad empresarial que vivimos se caracteriza por el intenso ritmo de cambio que toda compañía debe mantener para hacer frente a un entorno competitivo cada vez más exigente… Pero pocas veces nos paramos a pensar sobre las propias bases de ese cambio: ¿en qué se diferencia el cambio que estamos viviendo frente a otras épocas?, ¿se está incrementado?, ¿por qué?, ¿cuáles son las tendencias de futuro? y, sobre todo, ¿qué debemos cambiar en nuestras compañías y en nosotros mismos para ser más eficientes en la gestión del cambio?. Para dar una respuesta a estas preguntas, Breakthru realizó hace unos meses con la colaboración de la Universidad de Cantabria la investigación “People & Change; Review 2017”. El objetivo del estudio es proporcionar una visión actualizada sobre los procesos de cambio que viven hoy las empresas y sobre el rol que desempeñan en ellos las personas que forman parte de la organización a la hora de superarlos con éxito. La investigación -en la que han participado una muestra representativa de compañías de más de 250 empleados (en las que los procesos de transformación tienen mayor complejidad)-, ha hecho aflorar algunos resultados sorprendentes:

  • Intensidad del cambio: Más del 80% de los managers prevén que la intensidad del cambio aumentará significativamente en su empresa en los próximos 3 años.
  • Causas del cambio: En contra de lo que podría suponerse, la percepción es que juegan un papel más importante las causas internas (sobre todo organizativas) que externas (relativas a la acción de la competencia o a las tendencias del mercado).
  • Factores de éxito: Los managers son conscientes de que afrontar el cambio con éxito depende más de factores actitudinales (querer) y de habilidades (saber hacer) que de capacitación técnica (saber).

Papel de los niveles organizativos: Finalmente, una conclusión del estudio que invita a una reflexión profunda es que los profesionales atribuyen a los accionistas y a la alta dirección un papel más relevante en el liderazgo del cambio que al propio equipo de la empresa.

Dicho de otro modo, People & Change constata el crucial papel que juegan las capacidades de las empresas para responder al cambio en el contexto actual, pero llama la atención a la tendencia de “mirar hacia arriba” en la organización cuando éste se plantea. Como conclusión, hay dos grandes áreas de oportunidad a explorar en la empresa que quiera ser “change friendly”:

  • Reforzar el papel de la dirección como agente impulsor de cambio, mostrando con su propio ejemplo de cambio la importancia de cambiar.
  • Aumentar el nivel de empowerment en los procesos de cambio en las organizaciones, haciendo a la dirección más permeable a las propuestas de cambio de sus equipos. Es importante hacerlo; en la actualidad las investigaciones académicas dicen que 2 de cada 3 iniciativas de transformación empresarial fallan. Puedes descargarte el estudio completo si pinchas aquí. ENLACE: Estudio People & Change Review